Raúl M. E.

FUNCIONARIO
Licenciado en Historia. No sé ni cómo me he atrevido a escribir sobre mí. La falta de seguridad en mi mismo me llevó desde niño a ser introvertido, tremendamente tímido y tartamudo. Físicamente siempre he sido un chico atractivo según mis amigas y familia, sin embargo, la baja auto estima me convirtió en un bichito raro que se pasaba todo el día en casa estudiando, eso era mejor que sufrir pánico escénico cuando estaba frente a una chica. Llegué a los treinta años y mi vida no había cambiado en nada, a diferencia de la ropa y mi gusto por actividades en solitario, una ventaja que me facilitaba “huir del mundo de los mortales”. Recuerdo un primero de año romper a llorar como cuando era pequeño por lo infeliz que me sentía, quería ser como la mayoría de los hombres de mi edad, independiente, seguro y decidido para poder relacionarme con el mundo y las mujeres. Tropecé con ella en facebook como sugerencia de amigos. Leí su perfil y me gustó como escribía y hablaba sobre el coaching.

Le escribí, me regaló la primera consulta y al cabo de casi tres meses después, decidí empezar a solventar mi baja auto estima con su metodología. Me siento muy orgulloso de mí, puedo decir que ahora soy un hombre feliz. Ella, solo me recordó cuanto valía a través de trabajos y reflexiones. Gracias Esther Mendoza por ayudarme a recuperar mi felicidad y confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *